La peligrosa reacción alérgica a las avispas

96 585 76 20
La peligrosa reacción alérgica a las avispas

Una empresa de control de plagas en Alicante destaca que la picadura o mordedura de las avispas amarillas, que son muy agresivas en verano, pueden poner en riesgo la vida de las personas que son alérgicas a estos insectos. En general, el dolor, el picor y la inflamación cesarán cuando la zona afectada sane. Pero las personas alérgicas pueden sufrir anafilaxia, que es una reacción eléctrica que ocurre cuando el sistema inmune de la víctima reacciona ante el veneno de la avispa. Se experimenta de forma rápida en todo el cuerpo, con síntomas como dificultad para respirar, desvanecimiento, mareos o balbuceo, y la atención médica debe ser inmediata.

La avispa negra y amarilla es la más pequeña (no mide más de 1,5cm) y la más común en Europa. Construyen su panal bajo tierra, pero también se encuentra en sitios urbanos como tubos metálicos, huecos en techos, aislamientos de fachadas y juntas de expansión. Viven en colonias que pueden llegar a producir miles de obreras en una temporada. Lo habitual es que las reinas inseminadas pasen los inviernos inactivos y en primavera construyan el panal, según explican profesionales del control de plagas en Alicante.

El aguijón de la avispa debe ser extraído tras la picadura, para que el dolor y la inflamación puedan remitir. Hay que hacerlo sin apretar el aguijón, para que éste no libere más veneno. Como estos insectos no tienen aguijones punzantes, no siempre quedan incrustados en la víctima ni se desprenden de la avispa tras la picadura. Por eso, pueden picar varias veces a la misma persona, con todo lo que ello implica.

En Desinfecciones Benidorm, S.L. nos dedicamos al control integrado de todo tipo de plagas.

haz clic para copiar mailmail copiado